Menchu, voluntaria del Plan de Empleo en Valencia

Publicado por En Realidad no tiene Gracia | Octubre 22, 2012 | No hay comentarios

Menchu en la oficina de Cruz Roja Empleo Valencia

Menchu, cuéntanos, ¿cuál es tu trayectoria profesional?

Tras mi paso por el Hospital Clínico de Valencia como trabajadora social y por un gabinete psico-pedagógico que pusimos en marcha un equipo de profesionales, mi andadura profesional definitiva se inicia como técnico de empleo en el INEM, tras las oposiciones del grupo B.

El primer destino fué la Oficina de empleo (ahora CSE), y siempre en el área de la intermediación, tanto con demandantes, como con empleadores gestionando ofertas. En la Dirección General primero del INEM y después de transferidos del SERVEF, bastante actividad está encaminada a la coordinación de equipos para que a través de trabajo de campo, realizar estudios de mercados, en primer lugar para analizar los desajustes existentes en el mercado de trabajo entre las ofertas y las demandas, y años más tarde ya en el Servicio Territorial de Intermediación para detectar necesidades de empleo y formación entre empleadores de distintos sectores. La actividad fundamental era como apoyo y coordinación a los 28 Centros Servef, también gestionando la oferta pública y algunos programas de Fomento con determinadas Entidades. Hasta mi jubilación

Vemos que tu trabajo estaba muy ligado a las funciones que se desarrollan en Cruz Roja Empleo, donde ahora colaboras como voluntaria.

Efectivamente, cuando me jubilé tenia muy claro que quería seguir con una actividad porque me encontraba tanto física como moralmente muy bien para seguir haciendo tareas y poder aplicar un poco de esa experiencia que tienes.

Después de tanto tiempo en activo es difícil pensar ‘bueno ahora me quedo en mi casa y todo esto se pierde’, te da un poco de pena por un lado y por otro lado es que si te metes en casa te aíslas mucho de todo. Estuve informándome en varias ONG cómo poder desarrollar un voluntariado, dónde ser más útil. Al principio no pensé en Cruz Roja porque sabía que es una entidad con una estructura muy fuerte, con mucha gente alrededor… pero después de dar muchas vueltas al final llegué a la conclusión de que era la entidad que me daba un más garantía por los protocolos que lleva, se ajusta a lo que a mi me gustaba hacer.

Tengo que reconocer que desconocía la existencia del Plan de empleo porque para mi Cruz Roja estaba muy ligado, como para mucha gente, a la cooperación. En cuanto conocí el departamento de empleo me encantó. Hablé con Noelia, coordinadora del Plan de empleo en Valencia, y me siento muy a gusto. Todos los días doy las gracias a Cruz Roja porque me da la oportunidad de sentirme un útil, de estar con gente joven con ganas de trabajar y estoy muy contenta.

Menchu en la oficina de Cruz Roja Empleo Valencia

¿Cuáles son tus funciones como voluntaria?

La verdad es que siempre estoy a disposición de lo que se necesite. En el trato con las personas participantes colaboro en el proceso de acogida, en talleres de búsqueda de empleo y en seguimiento con empresas. He realizado entrevistas telefónicas para evaluar el nivel de satisfacción dentro del plan de calidad y prestando apoyo a Noelia en la elaboración de proyectos.

Mi experiencia profesional de más de treinta años me permite aportar valor tanto en la elaboración de proyectos como en la mediación con las administraciones ya que dispones de contactos.

¿Y en el trato con las personas participantes?

Aunque por mi experiencia profesional, siempre he estado conectada a colectivos con dificultades y toda la gestión ha ido encaminada a la mejora de la inserción, al llegar a Cruz Roja, la realidad con la que me encuentro, es que la vulnerabilidad de los colectivos que acuden, es mucho mayor que cualquier otra, porque no solo tiene dificultades laborales sino que las tienen sociales y familiares, además de tener un nivel muy bajo de exigencias y una necesidad muy grande de empatizar. Aunque siempre acuden por una seria necesidad de encontrar trabajo para sobrevivir, aún sin conseguirlo siguen acudiendo a entrevistas personalizadas, a talleres… buscando esa acogida cálida que reciben.

Vivir esa realidad, te despierta cada día las ganas de hacer algo más, (dentro de las pocas posibilidades que hay) de poder avanzar en la mejora de la inserción por el camino que sea y a través de las acciones que sean. Dar a conocer en el ámbito que esté a tu alcance las desigualdades sociales que sufren estos colectivos, a la vez tratar de luchar contra los prejuicios que muchos empleadores todavía tienen.

¿Que le dirías a una persona que se esta pensando ser voluntaria de Cruz Roja Empleo?

Por mi experiencia personal, Cruz Roja es una entidad seria que establece unos protocolos, que sigue unos pasos que te van conduciendo desde fuera hacia dentro, hasta que poco a poco vas entrando en el conocimiento de lo que es la organización y ella te va conociendo a ti. Adquieres unos compromisos con libertad para cambiarlos. Si te comprometes vas los días que quieras a colaborar, te da una sensación de seriedad, tú cuentas para ellos y ellos cuentan para ti.

Además, Cruz Roja tiene un abanico tan grande de posibles actividades a través de los seis diferentes planes de intervención, que resulta muy difícil no encontrar en alguno de ellos tanto las expectativas altruistas que te planteas con el voluntariado como el desarrollo personal que necesitas.